viernes, 20 de octubre de 2017

SIN ÁNIMO


Conmovido por el paso del tiempo  
imaginó sin fundamento 
cada arruga aun inexistente  
una línea convertida 
en pliegues  de humo de cortina 
esa que tapa los ojos para no ver la realidad 
sin ánimo de vencer dificultades y ser feliz.
La rigidez de su pensamiento 
volvió torvo su rostro y su humor desapacible. 
Sus abstracciones lo habían transportado  muy lejos 
y su autoestima no le servía siquiera para limar hilos de seda. 
No quería que otra tormenta estallara 
al simple rachear del viento  
No se animaba a subirse al crucero del placer.  
                                                                  Malania


miércoles, 18 de octubre de 2017

TU NOMBRE



En las praderas 
vuelan las golondrinas 
la brisa ríe.

El sol se alinea 
disparan nubecillas 
nace el arco iris.

Pintan temprano  
tus besos, tus abrazos 
cesa la lluvia. 

Mis caracoles 
trepan las escaleras 
dejando huellas.

Diez dedos finos 
dibujan en tu espalda 
tu nombre y el mío. 

Y aún te extraño 
mientras bebes y fumas 
todos los días.

Un café o varios 
con dos de azúcar blanco 
entre hilos de humo. 

lunes, 16 de octubre de 2017

SIEMPRE TÚ



En tus ausencias 
se opacan las estrellas 
llora la aurora.

Cuando apareces 
juegan las mariposas 
por las mañanas.

Las aguas turbias 
se vuelven azuladas 
desaparecen.
                     Malania

jueves, 12 de octubre de 2017

EMPEZAR DE NUEVO



Paladeó una  idea con sabor desconocido 
trazando una curva inverosímil con letras
bajadas de un cielo entre nubes perdido. 
Saboreó el placer de navegar o transitar
y de vivir en el borde del mundo 
ataviado en una campaña nueva
contra lo nunca antes visto y menos vivido.
Empezar algo nuevo cuesta –pensó-
como quien camina por una picada empinada
con las piedras toscas en punta 
donde es posible  doblarse el tobillo 
o caer y lastimarse con las piedras en vilo.
Es necesario recorrer despacio el lugar elegido
mirando hacia  abajo y también su laberinto.
Y de tanto transitar  por el mismo lugar 
se irán emparejando y aplanando las piedras
y  en un camino llano y liso convertirlo.
El asunto está en seguir 
el mismo camino con facilidad
hasta más allá de la saciedad
o cambiar tomando otro sendero, otra picada 
desconocida y quizás 
más difícil, o no.
Puedes ir solo o llevar a una mula de reata
vestir una camisa de miedo 
o cubrirte de renovado vigor.
Una violenta sacudida 
ascendió por la madera rasa
le aguijoneó las manos 
y se dio cuenta que dormía 
bajo las sombras de la noche 
que a sus espaldas caía.
Sumado al largo sueño 
después de un cansado día 
amaneció con una sensación de bienestar.
                                                   Malania

domingo, 8 de octubre de 2017

EL MANTO DEL RÍO


Casi desvanecido, Heraldo, fue volviendo la cara despacio como si el aire estuviera viscoso. 
Se quedó tieso y pensó 
- No hay vida para sustituir la pérdida, ni siquiera un  elemento inventado- 
Ni una lámpara ni una vela para iluminar la noche cubierta por un gigantesco manto negro. 
Ella ya había cumplido, y exilada de sus deberes diurnos se exhibía como un secreto, ese del que todos lo saben pero  del que  nadie habla. 
En la negrura del manto, sin el rutilar de las estrellas, en ausencia de la luna, dormitaba el río escondiendo el sonido cantarino esta vez sin melodía, melodía que acompañó al claro del día, ese que ahora permanece en su exilio banal.  
Heraldo paladeaba una idea, que el río temía a la noche. 
Se esforzó para evitar el pensamiento y siguió, allí tumbado, con la mirada hacia las estrellas, que decididas comenzaron a vestir el firmamento para quitar el miedo al callado río.
                                                                                                                                                                                                     Malania

sábado, 30 de septiembre de 2017

CÓMO OLVIDAR


Tu presencia en  mi vida
ha dejado  huellas tan profundas
que  cuando la lluvia arrecia
la soledad sangra contraída.
Los recuerdos laten en cadena
mi cabeza apoyada
sobre tu hombro derecho
dormitando  en viernes tempranero
o en lunes de siesta
sobre mi amplio y florido lecho
mis cabellos cosquillean tu cara
y tus yemas  suavemente los separan
con caricias y ademanes insinuantes.
En días de lluvia o de pleno sol -que más da-
quisiera robarle un jueves a Lugano
o un martes a Retiro
y por qué no un miércoles
al acto escolar de primavera
en festejo anticipado y de antemano.
En sábados mañaneros  
te busco entre las letras
de tus bellas poesías
y en el recuerdo de los domingos
el olor al rocío de las araucarias
cortadas a ojo de hombre
en verdes  galerías
frente al enorme edificio
en la esquina de San Juan y Directorio
y así te recuerdo día a día
de lunes a domingo.

                                                     Malania

lunes, 25 de septiembre de 2017

TU BELLA SONRISA


Una calle estrecha, profunda y oscura, techada únicamente por el brillo de las estrellas En la negrura de la noche una espada bailotea como duende de luna nueva.
De día el temor desaparece y el sol cae de plano sobre los patios y  la luminosidad del astro  rey es dominante. 
Algunos habitantes perplejos bajo el calor y la luz, tratan de entender las curiosidades de la vida, en pleno domingo a mediodía.
Un día igual a éste, ella dormitaba en horas de siesta y balbuceaba. 
-No quiero pensar 
no quiero recordar 
no quiero llorar 
ni tampoco volar. 
Pero se quedó dormida y voló 
con su mente pintada de blanco 
y en su vuelo lo pintó de verde 
un verde esperanza 
una esperanza posible 
de que un día podría tenerlo. 
Y lo pintó de rosa 
en campos de flores silvestres 
todas sin espinas 
y en suelos de rocas. 
También lo pensó de rojo 
hasta que el sol se desplomó 
y lo vio en las flores 
al borde del camino agreste 
y en los jardines cercanos 
en la espléndida campanilla 
y así en ese rojo fogoso 
él le sonrió 
desde esa preciosa flor. 
                                             Malania